Los sacramentales

los sacramentales¿Por qué deben exorcizarse el agua, la sal y el aceite y para qué sirve cada Sacramental?

El sentido de estar exorcizados cada elemento antes de ser bendecidos le agrega el efecto de su eficacia en la lucha contra el maligno, y cada elemento tiene un fin específico.

agua benditaEl Agua bendita nos recuerda el bautismo y se usa en casi todos los ritos de bendición. Dice don Gabriel Amorth, ex exorcista del Vaticano que la oración de exorcismo sobre el agua agrega en ella muchos efectos; el principal es hacer perder al Demonio todo poder y hacerlo huir, como así también luchar contra las enfermedades y otras influencias que éste ejerce en las personas directamente o indirectamente a través de cosas o lugares afectados.


aceite iglesiaEl Aceite se utiliza en el área de la salud física y mental, alma y cuerpo para librarlo de las adversidades. Recuerda el uso antiguo de ungir con el aceite las heridas y el poder que Jesús dio a los Apóstoles de curar a los enfermos con la imposición de las manos y ungiéndolos con el aceite. Nos prepara para el sacramento de la Confesión y la Unción de los enfermos.

salLa Sal exorcizada protege los lugares de presencias malignas. Se suele colocar saquitos de sal o sal directamente, en las cuatro esquinas del lugar.

Los laicos pueden ministrar algunos sacramentales según las provisiones en los libros litúrgicos. Ejemplos: padres que bendicen a sus hijos.

Aunque algunos puedan burlarse, o cause risa a los incrédulos o teóricos, estos elementos, si son “potables”, tranquilamente pueden consumirse. Y no sólo pueden, sino que verdaderamente son un arma eficaz en la lucha contra el Enemigo, aun para aquellos que no creen. Si lo usamos con verdadera fe, podemos cocinar con estos elementos bendecidos; si sospechamos que algo nos afecta, ya que siempre el maligno ataca a la cabeza y al estómago, a los afectos (generando tristeza, angustia, depresión…), a la relación con los demás (aislamiento, ira, peleas, aun cuando todos se quieran), porque el fin último que desea es la muerte (intenta llevar al suicidio) de las personas.

Con esto no se intenta decir que toda tristeza o angustia, ira o depresión, etc. provenga del Maligno. El signo de que hay una influencia de este tipo es la mejoría que la persona va a ir sintiendo si comienza a orar y pedir con fe al Señor que lo libere, usando los sacramentales, perdonando, renunciando al curanderismo, volviendo a la Iglesia, a los sacramentos, a la Palabra de Dios, etc.

CONCLUSIÓN: Usen los Sacramentales en el día a día, cocinen con aceite exorcizado, pongan sal en las esquinas de vuestra casa y bendigan a sus hijos con agua bendita exorcizada. No es una exageración, tengan en cuenta la de medicamentos que llegamos a tomar o dar a nuestros hijos o familias cuando están enfermos o por pura previsión…Además, son herramientas de defensa del maligno, auyenta al demonio y lo mantiene alejado, preservando nuestro hogar y familia.Es la medicina de Dios, ¿por qué no va a ser habitual algo en nuestras vidas que es de Dios, que es bueno?.