Testamento espiritual

libro

Las siguientes son algunas de las palabras y reflexiones que nos dejó el Padre Pío en su vida aquí en la tierra.

No teman por el mañana

“Les recomiendo que tengan un firme propósito general que los ayudará a servir a Dios siempre y con todo el corazón: no teman por el mañana. Piensen en hacer el bien hoy. Y cuando llegue el mañana, será el hoy y entonces podrán pensar en él. Confíen en la Providencia. Es necesario guardar el maná solamente para un día y nada más. Acuérdense del pueblo de Israel en el desierto”.

Carta a los seminaristas capuchinos del 4 de Julio de 1917

 

La Oración

La oración es el oxígeno del espíritu

Amar a Dios es tener la certeza de poseerlo

El movimiento instintivo de nuestros corazones es un movimiento hacia Dios; y esto no es otra cosa que amar nuestro propio bien.

La alegría surge de la felicidad de poseer lo que amamos. Por lo tanto, cuando alguien se encuentra con Dios, es natural que termine amándolo.

Crecer siempre en la caridad

Crecer siempre en la caridad cristiana. Nunca te canses de avanzar en la reina de las virtudes. Ten en cuenta que nunca es demasiado. Ámala mucho. Considérala como la cosa más importante, así como lo fue para el divino Maestro, hasta el punto que la llamó “mi precepto” (Jn 15, 10).

Sí, estimemos mucho este precepto del divino Maestro y entonces desaparecerán todas las dificultades.

La más segura prueba de amor

No te desanimes ante la cruz. La más segura prueba de amor consiste en sufrir por el amado. Si Dios sufrió tanto por amor, entonces el dolor que sufrimos por él se vuelve tan adorable como el mismo amor. En medio de los problemas en los que el Señor te coloque, sé paciente y adáptate alegremente al Corazón de Dios con la conciencia de que todo es un juego permanente que proviene de tu Amado.

Cuando más afligida estés, más debes alegrarte, porque en el fuego de la tribulación el alma se vuelve oro puro, digno de brillar en el cielo.

Confiar totalmente en Dios

Consideremos el amor que Jesús nos tiene y su preocupación por nuestro bienestar; de esta manera alcanzaremos la paz. No dudemos de que invariablemente nos asiste con sus cuidados paternales…

Más te sientes atacada por tus enemigos, más debes abandonarte con total confianza en Dios. Él siempre te sostendrá con su brazo poderoso de manera tal que nunca tropieces.

Las alas que nos elevan a Dios

Humildad y pureza en el modo de comportarnos son las alas que no elevan a Dios y en cierto modo nos divinizan. Recuerda esto: el pecador que se avergüenza de haber pecado está más cerca de Dios que el hombre honrado que se avergüenza de hacer el bien.

Cómo recibir la eucaristía

Acerquémonos a recibir el pan de los ángeles, la eucaristía, con mucha fe y el corazón lleno de afecto. Esperemos el más tierno amor de nuestras almas para poder ser consolados en esta vida con el beso de su boca.

Sobre la fe

El más bello acto de fe es el que se realiza en medio de la oscuridad, en medio del sacrificio, y con un gran esfuerzo.

La Paz

La paz es la sencillez del corazón, la serenidad de la mente, la tranquilidad del alma, un vínculo de amor. La paz significa el orden, la armonía en todo nuestro ser; significa la permanente aceptación serena que proviene de una buena conciencia; es la santa alegría del corazón donde Dios reina. La paz es el camino hacia la perfección; realmente sólo en la fe se puede encontrar la perfección. El demonio, que sabe muy bien todo esto, hace todo lo posible para que perdamos la paz.

Para leer más sobre el Padre Pío

Fuente: Padre Pío. Su Testamento Espiritual. Editorial Claretiana. Bs As. 2013.