Clarividencia

clarividenciaPoseído solamente por los Santos, consiste en un don sobrenatural que les permite ver cosas lejanas o de prever el futuro o bien de ver y oír a distancia en el espacio y en el tiempo sin usar los mismos sentidos y las normales capacidades del intelecto. Se trata de mirar con los ojos del alma. Tal habilidad fue experimentada por el Padre Pío aunque, en él, encontró un desarrollo completamente particular. En efecto, el Padre Pío logró escudriñar a una persona hasta alcanzar las partes más ocultas del alma.

Muchos testimonios existen de estas intervenciones del Padre Pío:

Una señora de Bolonia cuenta:

 

“Una vez mi madre fue a ver al Padre Pío con algunas de sus amigas. Apenas llegó a San Giovanni Rotondo encontró en la Sacristía del convento al venerado Padre que enseguida le dijo: “¡Y tú estás acá! Vas enseguida a  casa porque tu marido está mal”. Mi madre quedó sin aliento, partió dejándolo en óptima salud. Cuando llegó a casa, alarmada, no hubo alguna novedad. Pero durante la noche mi padre tuvo graves dificultades de respiración. Algo le comprimió la garganta. Mi madre trató de calmarlo y llamó al médico. Hacia las once de la noche mi padre fue hospitalizado y llevado de urgencia al quirófano. El cirujano que lo operó le extrajo de la garganta dos vesículas de pus. El Padre Pío vio por lo tanto con antelación  lo que estuvo a punto de ocurrirle al marido de la señora y, con su consejo y su ruego logró influir en la feliz solución del caso”.

Un hijo espiritual del Padre Pío que habitó en Roma, estando junto a algunos amigos, por vergüenza, no hizo lo que se debe hacer al pasar al frente de una Iglesia, una pequeña reverencia en señal de saludo a Jesús sacramentado, levantándose el sombrero. He aquí entonces repentina y fuertemente escucha una voz – la voz de Padre Pío – y una palabra: “¡Cobarde!” Fue después de algún tiempo a San Giovanni Rotondo y sintió al Padre Pío que le dijo: “Atento, esta vez te he regañado solamente, la próxima vez te daré una bonita bofetada”.

A la hora del ocaso, en el jardín del convento, el Padre Pío, que está conversando amablemente con algunos fieles e hijos espirituales, y se da cuenta de no tener consigo el pañuelo. Entonces se dirige a uno de los presentes y le dice: “Por favor, he aquí la llave de mi habitación, tengo que sonarme la nariz, tráeme el pañuelo”. El hombre va a la habitación, pero, además del pañuelo, toma uno de los medios guantes de Padre Pío y se lo pone en el bolsillo. ¡No puede perder una ocasión de tener una reliquia! Pero al regresar al jardín, entrega el pañuelo y  siente decir  al Padre Pío: “Gracias, pero ahora vuelve en la celda y repones en el cajón el medio guante que te has metido en el bolsillo”.

Una señora, cada tarde, antes de ir a dormir, se arrodilló adelante de una fotografía del Padre Pío y le pidió la bendición. El marido, incluso siendo un buen católico y fiel del Padre Pío, creyendo que aquel gesto era exagerado, se burlaba de su esposa riéndose. Un día habló con el  Padre Pío: “Mi mujer, cada tarde se arrodilla delante de vuestra fotografía y os pide la bendición”. “Usted, lo sabe”: el  Padre Pío le contestó, “y tú  te ríes cada tarde.”

Un día, un hombre, católico aprendiz, y estimado en los medios eclesiásticos, fue a confesarse con el Padre Pío. Ya que quiso justificar su conducta, empezó señalando a una “crisis espiritual”. En realidad vivió en el pecado: él estaba casado y descuidó a su mujer y trató de superar la crisis entre los brazos de una amante. Nunca imaginó estar arrodillado a los pies de un confesor “anormal”.  El Padre Pío, levantándose velozmente, gritó: “¡No es una crisis espiritual! Tú eres un adúltero y Dios se ha irritado contigo. ¡Vas fuera!”.

Además de las visiones, los religiosos del convento de Venafro, que hospedaron al Padre Pío por poco tiempo, fueron testigos de otros fenómenos inexplicables. Cuando estuvo gravemente enfermo, el Padre Pío demostró estar en absoluta capacidad de leer los pensamientos de las personas. Un día el Padre Agostino fue a buscarlo. “Esta mañana haga una oración particular por mí”, dijo el Padre Pío, y le preguntó qué pasaba. Bajando a la iglesia, el Padre Agostino decidió encomendar al fraile de manera muy especial durante la Santa Misa, pero luego se le olvidó hacerlo. El Padre Pío le preguntó: ¿Ha rogado por mí? Lo olvidé, dijo el Padre Agostino .Y el Padre Pío contestó: “menos mal qué el buen Dios, ha aceptado el propósito que UD tenía cuando bajó las escaleras”.

Para leer más sobre el Padre Pío


 

 

 

 

http://www.padrepio.catholicwebservices.com/ESPANOL/Clarividencia.htm